Otras Terapias

KARUNA

Karuna es una palabra Sánscrita, que se usa en el hinduismo, en el budismo, y en la práctica Zen. Se traduce como “toda acción orientada a reducir el sufrimiento de los demás seres”. También significa “actitud compasiva”. Es una técnica espiritual, que busca la curación a través de sentimientos como el amor, la armonía, la paz y el perdón.

Terapia de karuna

Es un sistema de sanación, que ve a la persona como una entidad única formada por el cuerpo físico, la mente, las emociones y el alma. No puede separar ninguno de estos cuerpos de los demás, pues se desintegraría. El objetivo principal de una terapia de Karuna es generar una mejor calidad de vida en el paciente tanto a nivel físico, mental y emocional. Karuna, la Energía del Amor infinito y perfecto pasa a través de las manos del terapeuta en el cuerpo del paciente por los chakras, haciendo que la Energía Vital (prana) vuelva a tomar su curso natural dentro del cuerpo, llegando a órganos que carecen de ella por distintos motivos, sanándolos. Por lo tanto, armoniza todo el sistema energético del cuerpo.

 

MASAJE VIBRACIONAL

El masaje vibracional permite alcanzar una gran relajación. Actúa como fuente de energía para todo el cuerpo.

Beneficios:

Afloja y libera tensiones musculares. Expande e intensifica el cuerpo aurico, que actúa como defensa energética. Aumenta en general las defensas del organismo y brinda paz interior. Trabaja sobre el equilibrio entre ambos hemisferios cerebrales, resultando ideal para personas muy racionales o con estrés mental.

 

REGRESIONES

Mediante la técnica de regresión, la persona revive hechos significativos del pasado cuya carga emocional todavía está activa, representando un peso que impide moverse con libertad.
Revivir las experiencias, experimentar las emociones, rescatar los pensamientos de ciertas conductas que surgen en la Terapia de Regresión permite desligar esa parte de nuestra energía atrapada en el pasado y, entonces, se nos presenta libre para que la podamos utilizarla en función de nuestras necesidades.
Los miedos, las culpas, los mandatos, las creencias, las pautas de conducta, etc. al ser expuestas a la luz se transforman en una nueva forma de sentir y actuar. Se deja de reaccionar exageradamente frente a estímulos o personas que antes nos producían aversión, odio, rabia, tristeza, melancolía, miedos, fobias, culpabilidad, responsabilidad exagerada, etc..