Yin Yoga

 

El Yin Yoga es una línea de yoga muy completa, ya que trabajas simultáneamente de forma relajada pero al mismo tiempo muy intensa, es como un simbólico puente entre el Yoga dinámico y la quietud de la meditación.

La práctica de Yin Yoga es sencilla, y a la vez muy intenso, potente, relajante y efectivo. Yin Yoga te propone mantenerte relajadamente en cada postura, “Asana”, entre 5 a 7 minutos y incluso hasta 21 minutos. De esta manera con esta práctica consigues todos los beneficios de la postura a nivel físico, mental y espiritual.

¿Y dónde está el secreto de Yin Yoga?

El secreto del Yin Yoga esta en que al mantener las posturas, relajadamente durante más tiempo, se refuerzan, distienden y mejoran todas las articulaciones, ligamentos, músculos, sistema nervioso… y en general todo el cuerpo.

Relajas profundamente el sistema nervioso central y activas el flujo de energía vital o Prana.

Te libera de los pensamientos y sentimientos negativos y perturbadores.

Experimentarás sensaciones intensamente gratificantes y aprenderás a disfrutar más y mejor de la vida.

Con una clase a la semana de Yin Yoga te renuevas  completamente.

 

¡Prueba una Clase Gratis!

 

Aunque a la práctica de Yin Yoga se la puede considerar pasiva, ello no significa en absoluto que no sea potente. Todo lo contrario, puede ser muy potente. Con el mantenimiento de las ásanas se profundiza en los efectos que estas producen en la musculatura de todo el cuerpo y se llegan a tener sensaciones intensas.

 

No dudes en combinar tu práctica de Yin Yoga con otros estilos más Yang de Yoga, cómo Ashtanga, el Vinyasa o el Kundalini Yoga y disfrutar de las amplias posibilidades que el Yoga ofrece. Todos los estilos persiguen una cosa… ¡hacerte sentir genial!